Parásitos en las Tortugas

A diferencia de otros animales domésticos, como perros, gatos, pájaros y otros reptiles, las tortugas son menos propensas a los parásitos, tanto internos como externos.

Sin embargo, cuando se producen, las infestaciones parasitarias deben tomarse en serio, ya que pueden provocar complicaciones graves e incluso la muerte si no se tratan debidamente.

Las tortugas domésticas se ven especialmente afectadas por los parásitos internos, también conocidos como endoparásitos. Los parásitos internos más comunes que podemos encontrar en tortugas son los nematodos, las tenias, las lombrices y los organismos flagelados.

Repasaremos los síntomas que cabe esperar y las medidas que hay que tomar. Con una higiene adecuada, una dieta nutritiva y exámenes físicos regulares, los cuidadores de tortugas domésticas pueden mantener los problemas parasitarios al mínimo.

Además, si sospechas que tu tortuga puede tener parásitos, ponte en contacto con tu veterinario local lo antes posible. A ser posible, si es especialista en reptiles, mucho mejor.

Parásitos en las tortugas

Síntomas de una infección parasitaria

Aunque es cierto que las distintas infecciones parasitarias se manifiestan de formas muy diferentes, he aquí algunos síntomas comunes a los que hay que prestar atención:

  1. Deshidratación.
  2. Diarrea.
  3. Expulsión de alimentos no digeridos.
  4. Vómitos.
  5. Pérdida de peso.

Si notas dos o más de estos síntomas, tu tortuga puede tener una infección parasitaria. Incluso uno solo de estos síntomas es motivo de preocupación. Creo que siempre es mejor ponerse en contacto con un veterinario cuando no se está seguro.

Síntamos parásitos en tortugas

¿Qué son los parásitos?

Aunque las tortugas no son propensas a los diferentes tipos de parásitos como la mayoría de los mamíferos, las aves y los reptiles, hay algunos que pueden provocar problemas graves e incluso la muerte de tu tortuga si no se tratan adecuadamente.

Los parásitos que pueden afectar a las tortugas son, entre otros, los nematodos, las tenias y los flagelados.

Los parásitos como los nematodos, las tenias y los flagelados pueden infectar a las tortugas, provocando una serie de síntomas que pueden provocar graves problemas de salud si no se tratan.

Causas de los parásitos en las tortugas (¡Cómo evitarlos!)

Causas de los parásitos en las tortugas (¡Cómo evitarlos!)

La mayoría de los problemas de parásitos en las tortugas se producen cuando la tortuga se mantiene en estrecho contacto con otras tortugas o cuando el lugar o estanque en el que reside no está debidamente limpio.

Un nematodo puede infectar a tu tortuga cuando ingiere los diminutos huevos de la lombriz que han quedado en el ambiente a través de las heces de una tortuga infectada. Los huevos eclosionarán y las larvas madurarán.

Los gusanos residirán en el tracto digestivo de tu tortuga y seguirán aumentando de tamaño y multiplicándose.

Tu tortuga puede infectarse con tenias y lombrices al ingerir su huésped intermedio.

Tu tortuga puede experimentar un aumento de flagelados por las siguientes razones:

  1. Deficiencias en su dieta.
  2. Ingesta excesiva de fruta con mucho azúcar.
  3. Una dieta sin suficiente fibra dietética.
  4. Tortugas de diferentes especies en el mismo entorno.
  5. Hacinamiento.
  6. Temperaturas nocturnas demasiado altas.

Parásitos comunes que afectan a las tortugas de compañía

Nematodos

NEMATODOS EN TORTUGAS

El primer parásito que vamos a ver son los nematodos. Los nematodos están entre los parásitos más comunes que encontrarás en las tortugas. Los nematodos son endoparásitos (lo que significa que se encuentran dentro de la tortuga).

Los nematodos son más comunes entre las grandes comunidades de tortugas. Este parásito es comparable a la lombriz común que infecta a los mamíferos, incluido el ser humano.

¿Cómo se transmiten?

Los nematodos se transmiten de una tortuga a otra a través de los excrementos. Cuando una tortuga sana entra en contacto con la materia fecal de una tortuga afectada, los huevos del nematodo pueden transferirse a la tortuga sana.

Estos huevos eclosionan más tarde y se convierten en larvas que luego se transforman en gusanos adultos. Estos gusanos residen en el tracto digestivo de la tortuga, donde viven y se reproducen.

Los huevos de este parásito salen de la tortuga cuando ésta expulsa materia fecal. Estos huevos depositados acaban en las tortugas vecinas, propagando así la infección parasitaria.

¿Qué síntomas presenta una tortuga?

Los síntomas de una infestación grave incluyen vómitos de gusanos, diarrea y pérdida de peso. Si notas estos síntomas, lo mejor es que consultes a tu veterinario, que procederá a diagnosticar a tu tortuga. El veterinario examinará una muestra de heces al microscopio. De este modo se podrán identificar correctamente los gusanos.

El veterinario prescribirá un tratamiento para la tortuga. Por lo general, se trata a la tortuga con la administración oral de un medicamento antiparasitario. La dosis se determina en función del peso de la tortuga. Un fármaco antiparasitario habitual que se prescribe es el fenbendazol.

Tenias

Tenias en tortugas

Estos endoparásitos se conocen como cestodos y afectan a todo tipo de animales, incluidos los mamíferos y los reptiles. El tipo de tenias que afecta a los reptiles, incluidas las tortugas, es hermafrodita y no es específico del huésped.

Por lo general, en las tortugas, las tenias no son graves y las infestaciones son poco frecuentes, ya que el parásito necesita un huésped intermedio. Con los cuidados adecuados, las infestaciones de tenias rara vez se producen.

¿Cómo identificar este parásito?

Sin embargo, es algo que pasa. Puedes observar lo que parecen granos de arroz en movimiento en la materia fecal de la tortuga. En realidad son segmentos de tenias. Además, la tortuga puede mostrar pérdida de peso. Como las infecciones suelen ser leves, es posible que no observes ninguno de estos síntomas físicos.

El diagnóstico de la lombriz solitaria de las tortugas es complicado, ya que los huevos de la lombriz solitaria no se desprenden con tanta frecuencia en la materia fecal. Si observas una lombriz blanca, fina y translúcida, puedes colocarla en un pequeño recipiente con un poco de alcohol para que la examine el veterinario.

¿Cómo podemos eliminarla?

Como cualquier gusano parasitario interno, las tenias pueden erradicarse con antiparasitarios. Sin embargo, una sobredosis puede provocar problemas graves e incluso la muerte.

Tu veterinario herpético pesará a la tortuga y le prescribirá las dosis en función del peso. El praziquantel es bastante eficaz para el tratamiento de la infestación por tenias en las tortugas.

Gripes

Gripes en tortugas

Este es otro parásito que frecuente entre las tortugas criadas en cautividad. Los gusanos gripales también se conocen como trematodos y pueden encontrarse en los intestinos de los reptiles, incluidas las tortugas.

También pueden infectar otros órganos, como el hígado, los riñones y los pulmones.

Excepto los trematodos de la sangre, que se encuentran exclusivamente en las tortugas marinas, los trematodos rara vez causan la muerte. Los parásitos pueden diagnosticarse encontrando sus huevos en la materia fecal.

Los tratamientos incluyen la administración oral de antiparasitarios como el praziquantel o el fenbendazol. Al igual que con otros tratamientos ya mencionados, la dosis debe ajustarse al peso de la tortuga.

Organismos flagelados

Organismos flajelados en tortugas

Son organismos parecidos a gusanos que pueden encontrarse en el tracto intestinal de varios reptiles, incluidas las tortugas acuáticas y las tortugas de tierra.

Generalmente, cuando están presentes en un número moderado, son benignos. Sólo cuando los organismos flagelados, como las Trichomonas, se encuentran en gran número, hay que preocuparse.

¿Cómo identificarlos?

Los síntomas de una infestación grave de tricomonas son la pérdida de peso, la deshidratación, la diarrea y la expulsión de alimentos no digeridos.

Un veterinario herpético puede examinar la presencia de organismos flagelados en la materia fecal de la tortuga y decidir el tratamiento necesario.

¿Cómo tratamos a nuestra tortuga?

El tratamiento más habitual para la infestación grave es la administración oral de metronidazol. Este fármaco, sin embargo, tiene el efecto secundario negativo de matar también a los microorganismos beneficiosos.

Un aumento adverso de los organismos flagelados puede deberse a deficiencias en la dieta. Una ingesta elevada de azúcar también puede provocar un aumento de los niveles de organismos flagelados.

No es aconsejable que la fruta sea un elemento básico en la dieta de tu tortuga. Ofréceles frutas sólo como capricho. Otras causas de infestación por organismos flagelados son el hacinamiento y la calefacción excesiva.

Asegúrate de que el recinto no está demasiado caliente. Es una buena idea que las lámparas de calor estén apagadas durante la noche.

Diagnóstico y tratamiento

Diagnóstico y tratamiento parásitos tortugas

Si sospechas que tu tortuga tiene parásitos, lo mejor es que la examine un veterinario especializado en reptiles y/o parásitos. Normalmente, el veterinario debe examinar una muestra de materia fecal de la tortuga al microscopio.

Este examen microscópico debería ayudar al veterinario a identificar al culpable y prescribir el tratamiento adecuado. Aunque los antiparasitarios se prescriben para la mayoría de los parásitos internos, no es aconsejable intentar desparasitar a tu tortuga sin consultar al veterinario, ya que una dosis errónea puede matarla. La dosis correcta se calcula en función del peso de la tortuga.

Las tenias y las lombrices suelen tratarse con praziquantel o fenbendazol. Los protozoos suelen tratarse con metronidazol. Y los nematodos suelen tratarse con fenbendazol.

Pequeños gusanos en el tanque

Parásitos en tortugas

No es raro observar lo que parecen ser pequeños gusanos negros en el tanque de la tortuga. Estos pequeños gusanos retorcidos pueden tener un aspecto desagradable, pero generalmente no causan ningún daño a tu tortuga.

Lo más probable es que sean larvas de insectos y también pueden encontrarse en charcos estancados. También pueden ser anélidos, sobre todo gusanos detritívoros. Estos diminutos gusanos no son dañinos y los peces incluso se alimentan de ellos.

También pueden parecerse a diminutos gusanos blancos del tanque de las tortugas.

Estos pequeños gusanos en el agua suelen ser inofensivos. Si se contonean mucho y son activos, puede que sólo sean gusanos detritus inofensivos o planarias. Lo más probable es que los notes cuando limpies el filtro.

Son más comunes en los tanques de tortugas con guijarros de río o grava, ya que el espacio entre las piedras permite que se acumulen residuos orgánicos fuera de la vista. Los gusanos se alimentan de los residuos orgánicos.

Es importante recordar que, con el tiempo, todo tanque grande tendrá pequeños invertebrados viviendo en él. Si quieres deshacerte de ellos, puedes utilizar un filtro mucho más grande, sustituir el material filtrante con regularidad y cambiar el agua del acuario con más frecuencia. Además, nunca dejes comida que se ha quedado sin consumir en el agua.

Una solución rápida es fregar el tanque con una solución de lejía y limpiar el filtro y el sustrato con una solución de lejía.

Que un veterinario examine a tu tortuga

Tortuga,
Chikilino / Pixabay

Las tortugas con parásitos pueden presentar síntomas leves y vagos, o pueden ser completamente asintomáticas. Haz que tu tortuga sea examinada por un veterinario especializado en reptiles cuando la adquieras por primera vez y, si no, cada vez que muestre un comportamiento poco habitual en ella.

El veterinario examinará las heces de tu tortuga en busca de signos de ascárides, anquilostomas, tenias y tricocéfalos.

Además, el veterinario puede comprobar la química sanguínea de tu tortuga y buscar indicios de lombrices. Tras diagnosticar qué parásitos están infectando a tu reptil, si es que hay alguno, el veterinario prescribirá los medicamentos adecuados para tratar cualquier infestación parasitaria.

En resúmen

Parásitos en tortugas

Las tortugas son menos susceptibles a los parásitos que otras mascotas (incluidos los mamíferos, las aves e incluso otros reptiles). Por ello, tu tortuga puede pasar toda su vida sin tener que enfrentarse a infecciones parasitarias.

A pesar de ello, hay varios parásitos internos que pueden dañar a los quelonios. Si no se tratan, estos parásitos pueden causar problemas graves.

Si sospechas que tu tortuga tiene problemas parasitarios, lo mejor es que te pongas en contacto con tu veterinario de animales exóticos. Con el tratamiento adecuado, tu tortuga debería estar libre de parásitos en poco tiempo.

Si tienes alguna pregunta o información adicional, deja un comentario. Estamos deseando saber de ti.

Sobre el autor

Editora e Investigadora | + posts

Mi nombre es Obioma. Desde que tengo 8 años vivo en España, pero nací en Nigeria.

Cursé el Grado en Comunicación en la Universidad Complutense de Madrid y ahora mismo estoy haciendo el máster en Periodismo de Investigación.

Carla me ofreció hace un tiempo colaborar en MiTortuga.net. Mi principal labor aquí es buscar información relacionada con el calendario editorial que se lleva a cabo. Básicamente busco información relevante sobre los artículos que vamos a desarrollar.

Deja un comentario